lunes, 13 de octubre de 2014

ABAJO EL EMBARGO, VIVA EL EMBARGO



ABAJO EL EMBARGO, VIVA EL EMBARGO
Orlando Luis Pardo Lazo

El New York Times no está a favor ni en contra del embargo norteamericano al gobierno de Cuba. El New York Times está simplemente a favor de lo que en cada circunstancia le sea más conveniente al castrismo.

Por eso fue que el New York Times publicó justo ahora ese editorial reciclado donde pide el fin del embargo por 1959na vez, pasando incluso por encima de la ley norteamericana (son como las ranas de una fábula fidelista, que le exigen a la Garza Blanca que gobierne a golpes de resolución presidencial).

Por eso, también, el New York Times, acto seguido de su editorial de distracción, le abrió sus páginas al debate plural entre los mil y 959 cubanólogos: para así disolver del todo la atención, para no hablar de lo más importante ahora (y desde hace dos años), para omitir olímpicamente la presencia en Estados Unidos del testigo de un doble asesinato de Estado por parte del régimen de Raúl y Fidel.

En efecto, Ángel Carromero se encuentra en territorio norteamericano. Sin embargo, la última referencia del New York Times a este caso criminal del castrismo es del año pasado. La denuncia de la familia Payá-Acevedo, la complicidad del judicial y el ejecutivo español con este asesinato anunciado, las violaciones y burlas de los uniformados de verde oliva en la Islita de las Infamias: nada de esto es newyorktimelizable. Sólo el embargo les encanta, porque saben que funciona como un motor de mentiritas.

Por eso no respeto ni un ápice a los grandes medios. Son maquinarias de matar a cambio de majestuosos salarios. Prefiero la voz ínfima de los don nadies. Las biografías casi anónimas de los redentores y sus blogs con cero comentarios en cada post. Así murieron Harold Cepero y Oswaldo Payá, mártires de un país perverso donde un poder perpetuo te lapida y encima te manipula hasta la muerte con impunidad. A ambos los mató el Ministerio del Interior cubano el domingo 22 de julio de 2012, como dos don nadies que ahora son apenas estadísticas dudosas para los peritos con Ph.D. del New York Times. A ese edificio de Manhattan, tan escalofriante en su supuesta transparencia, le digo: Fuck you, New York Times.

Pero, por supuesto, la comparsita de nuestro exilio, histórico o recién llegado, le sigue la rima al New York Times. Unos dicen: levántenlo... Otros dicen: manténganlo… Y los argumentos en ambos casos fueron los concebidos décadas atrás por los jerarcas genocidas desde La Habana.

Lo risible de este debate entre dinosaurios es lo que mantiene vivita y culeando a la momia comandantesca de Fidel: el dictador nos pone a bailar la conga de los comemierdas cada vez que le sale de sus cojones cadáveres.

Cubasummatum est.




viernes, 10 de octubre de 2014

Fetus and Other Left-overs

MY REPLICA TO "A man’s right to choose" by Dana Schwartz in The Brown Daily Herald.
http://www.browndailyherald.com/2014/10/02/schwartz-15-mans-right-choose/



"About a baby’s right to choose" by Orlando Luis Pardo Lazo,
I.W.P. Visiting Fellow Writer, Department of Literary Arts, Brown University.


In her opinion column "A man’s right to choose", Dana Schwartz, as in all legalist approaches to baby abortion, misses an elementary point: life is by no means a biological burden to life, despite supreme courts —that may come and go with the ages—, gender gurus and political correctness more or less fashionableft.

“Every woman should have complete control over her own body and the decision to become a mother”. I couldn’t agree more with Schwartz. But this doesn’t extend to someone else’s body. Unless that the soon-to-be-born baby is deemed devoid of any control over his or her body and, in turn, deemed devoid of the decisions that he or she will never take once medically annihilated.

Modern society seems to have forgotten that babies are also women and men —mothers and fathers of other mothers and fathers to come—, not just sterile statistics for civil vindications. “Reducing the number of unwanted infants” is as simple as reducing the number of irresponsible conceptions. 

Schwartz should be consequent enough as to discuss if women, in order not to be forced to become unwanted mothers, should “have the right” to destroy a baby’s body after “it” is born, but being still a part of her body through that last burden called the umbilical cord. 

We condemn adult violence in Ferguson. We foster it from the very beginning against our own fetuses.

jueves, 25 de septiembre de 2014

A LOS OBISPOS CUBANOS

11 de junio de 2014 

S.E. Dionisio García Ibáñez 
Arzobispo de Santiago de Cuba, 
Primado de Cuba Su Excelencia: 

Anoche tuve la oportunidad de saludarlo en la recepción ofrecida en su honor por el Arzobispo Carlo Maria Viganò, Nuncio de Su Santidad. Hoy le escribo para hacerle llegar varias preocupaciones del Centro para Cuba Libre con el ruego de que, en su carácter de Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, le remita este correo a los demás obispos. 

El Centro para Cuba Libre es una organización independiente que promueve el respeto a los derechos humanos y el restablecimiento en nuestra querida Cuba de un gobierno democrático bajo un estado de derecho. 

El Centro considera de suma importancia la labor evangelizadora y humanitaria de la Iglesia en Cuba, y ha respondido siempre a las peticiones de sacerdotes y obispos que se han acercado a nosotros. En nuestro afán de continuar colaborando con la Iglesia, nos permitimos manifestarle a Su Excelencia estas preocupaciones: 

1) Se ha reportado que existen más de tres mil casos de dengue en Cienfuegos. ¿Qué puede decirnos de las causas de esta epidemia, y qué medidas se están tomando para contrarrestarla? ¿Cómo podríamos apoyar a la Iglesia para ayudar a los afectados? 

2) Desde hace más de dos años, dos buenos católicos cubanos se encuentran presos sin haberles celebrado juicio. Fueron detenidos y golpeados por la Seguridad del Estado cuando se preparaban para asistir a la Santa Misa celebrada en La Habana por Su Santidad Benedicto XVI en marzo del 2012. Sonia Garro se encuentra en la prisión Manto Negro. Su estado de salud no es bueno. Su esposo, Ramón Alejandro Muñoz, se halla en la prisión Combinado del Este. 

¿No podría la Iglesia exhortar a las autoridades a que los pongan en libertad o que, al menos, le celebren juicio? Asimismo, mucho apreciaríamos que los obispos celebrasen una Misa para orar por Sonia y Ramón y por todos los demás presos políticos, tal como hizo recientemente el Arzobispo Wenski en Miami. 

3) Es bien sabido que el régimen ha arreciado la represión contra los opositores pacíficos, incluyendo las Damas de Blanco. ¿No podría la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba pedirle a las autoridades que cesen los actos de repudio y los desmanes de las Brigadas de Acción Rápida en aras de la paz y la reconciliación nacional? ¿Hay algo que impida esta noble y urgente petición? 

4) En la revista Espacio Laical se ha escrito sobre la necesidad de fomentar “una oposición leal”. Leal a qué o a quién se preguntan muchos-- ¿al régimen o a la libertad, la democracia y la dignidad plena de todos los seres humanos? Sería beneficioso que se aclarase ese planteamiento para que no se interprete que la revista o la Iglesia tilda de "desleales" a los que no comulgan con los que durante más de medio siglo mantienen al pueblo de Cuba secuestrado. 

Mucho apreciaríamos sus comentarios sobre las preocupaciones que hemos resumido en este correo con el debido respeto a vuestra alta investidura. 

Al enviarle a Su Excelencia un cordial y patriótico saludo, extensivo a los demás obispos de la Patria irredenta, evocamos el recuerdo de la histórica visita a Cuba de Su Santidad, San Juan Pablo II, quien nos exhortó a todos a ser "valientes en la verdad, audaces en la libertad, constantes en la responsabilidad, generosos en el amor, invencibles en la esperanza". 

Respetuosamente, 

Por el Centro para Cuba Libre 

Guillermo Marmol, líder empresarial y dirigente cívico 

Filiberto Agusti, Esquire, abogado, asesor legal del Centro para Cuba Libre 

Dr. Néstor Carbonell Cortina, líder empresarial, intelectual y dirigente cívico 

Embajador Ellis E. Briggs, ex embajador de Estados Unidos en Portugal, Panamá y Honduras 

Beatriz Casals, líder empresarial y dirigente cívico 

Profesor Carlos Eire, Universidad de Yale 

Dr. Sergio Díaz Briquets, consultor internacional 

Profesor Jaime Suchlicki, Universidad of Miami Embajador 

José Sorzano, ex embajador de Estados Unidos ante Naciones Unidas 

Profesor Enrico Mario Santí, Universidad de Kentucky 

Embajador Otto J. Reich, ex embajador de los Estados Unidos en Venezuela 

Joaquín P. Pujol, economista, jubilado como Director Asistente del Fondo Monetario Internacional y miembro de la Asociación por el Estudio de la Economía Cubana 

Victor J. Pujals, P.E. ingeniero profesional y líder cívico 

Robert A. O’Brien, empresario, líder cívico y filántropo 

Frank Calzon, Director Ejecutivo, Centro para Cuba Libre [frank.calzon@cubacenter.org]